Pasar las Fiestas con un hijo con autismo severo es de terror”