«Me ligué las trompas a los 22 años»