El cáncer de mama debe comunicarse a hijos y padres para trabajar en «equipo»